jueves, 11 de octubre de 2007

Frase del 10 de octubre de 2007

Equo ne credite, Teucri, quidquid id est, timeo Danaos et dona ferentes (No confiéis en el caballo, Troyanos, sea lo que sea, temo a los griegos aun portando regalos).

Publio Virgilio Marón

70-19 A.C. Poeta romano. Esta cita del segundo libro de La Eneida es una sabia recomendación sobre esas personas que sabemos que son peligrosas especialmente cuanto más amables son. Incluso hay un dicho moderno en Inglaterra que hace referencia a esta cita clásica: Beware of the Greeks bearing gifts, y que siempre he creído que es de una enorme sabiduría.

A los enemigos hay que notarlos, saber que existen y sobre todo tiene que comportarse como tal. Sin embargo hay algunos tan astutos que se disfrazan de amabilidad y nos regalan frases y presentes para que no sepamos cuando nos darán la puñalada, que seguro que vendrá.

Cuentan que al gran Cicerón le tocó ser acusador de un patricio que supuestamente había envenenado a su padre con un pastel para cobrar la herencia. Fue tan duro en su alegato contra el parricida que éste exasperado le amenazó con darle una paliza. A lo que el gran orador contestó: De verdad que de ti prefiero los palos a los pasteles…


1 comentario:

Silvano dijo...

Que decir, las guerras hay que lucharlas para ganarlas y los aqueos lo hicieron.
En la frase más apócrifa de la historia, Maquiavelo dice que el fin justifica los medios. No sé si tendrá razón pero las puñaladas por la espalda es un medio tan socorrido para los fines más absurdos que ya ni nos duele ni nos asombra. En lo personal ya no me molesta la tración, la espero pacientemente todos los días porque al igual que los troyanos perdieron esa batalla, Eneas sobrevivió para fundar el Imperio más poderoso de la historia, que cobró oportuna venganza de los griegos.