martes, 30 de octubre de 2007

Frase del día 30 de octubre de 2007

Hay ciertos momentos de nuestra existencia en que somos, de manera inexplicable y casi aterradora, lo que llegaremos a ser más tarde.

Alexis o el tratado del inútil combate
Marguerite Yourcenar

1903-1987. Escritora belga. Pido perdón por mi ausencia, cosas tan triviales como el trabajo me han alejado de mi cotidiana obligación con vosotros. Y vuelvo con una cita de uno de mis libros de cabecera y una de mis escritoras imprescindibles. En este libro, que es una larga carta, un marido intenta explicar a su mujer porque es homosexual. Así es, el resumen infame de una obra maestra.

Creo que soy uno de tantos expulsados del paraíso, y vivo en permanente exilio de mí mismo. La insatisfacción de la vida es quizás el principal peaje que se paga por vivir. El problema no es lo que no tienes, sino lo que has perdido, y en todo ello se compendia un bagaje infinito de esperanzas, promesas, personas y cosas, así en indefinido. Y la desgracia entra en ti cuando sabes, sin ningún tipo de duda, que a partir de este momento, justo este, ya no puedes hacer nada para volver a lo que fuiste…

1 comentario:

Tamara RL dijo...

Lograr vestir tus propias ropas, las que te corresponden, las que eres...ese es el objetivo durante toda la vida. Por eso, la batalla de ser uno mismo, enfrentarse a todos por conservar intacta tu integridad, te coloca en un sitio especial. Yo sí creo que eres una de las personas más auténticas y libres que he conocido. Manifiestas lo que piensas sin tapujos, expresas lo que sientes sin reparos, amas a quien quieres sin rodeos. Eres tan auténtico que me resisto a pensar que no valores lo mucho que has ganado, frente a lo que has dejado atrás. Seguramente te ocurre que cuanto más sabes, más te entristece lo banal que te rodea. La ignorancia libera de exigencias, pero no te deja ser tú mismo, paraliza tu identidad. Saber quién eres y lo que quieres puede mostrarte más seco el páramo en el que estamos todos, pero serás de los pocos que pueden llamar al páramo por su nombre.
Tienes por delante un camino largo para seguir siendo tú mismo. ¿Cuántas personas pueden decir eso? Yo, por ejemplo, sigo aspirando a lograrlo, algún día...cuando mi amigo me enseñe...