martes, 19 de enero de 2010

Frase de latín de 19 de enero de 2010



Atque ubi solitudinem fecerunt, pacem appellarunt…


Cayo Cornelo Tácito

55-120 DC. Historiador romano.

La frase de hoy: Donde crean un desierto, lo llaman paz…

Perdonad que repita autor, pero esta frase de Tácito me parece oportuna. Tendemos, el civilizado primer mundo a hacer moldes en los que se deben ajustar el resto de los mundos que en este planeta hay.

Nos repelen los tiranos y por ello nos lanzamos contra ellos sin medida y sin importarnos los pequeños daños colaterales, porque la democracia occidental es lo que deben tener todos los pueblos, y quizás sea cierto, pero me temo que no.

Allá donde los occidentales hemos puesto pie y creado estados destruyendo lo anterior se demuestra un pequeño fracaso, que nos debería impedir seguir insistiendo.

Francia convirtió su trocito de la isla La Española en un mercado esclavista y dejó en herencia un país pobre, trufado de tiranos y malandrines, empero su oscuro pasado no le impide sublevarse por el despliegue de marines en Haití y llamarlo invasión.

Y tal vez sea cierto, es una invasión y también una necesidad, porque esas desgarradas víctimas de los franceses, los mercaderes de esclavos, de tiranos sangrientos como Duvalier y ahora de un feroz terremoto lo primero que necesitan ,antes que alimentos o medicinas, es paz, lástima que la única paz que son capaces de traer los marines es la del cementerio...

2 comentarios:

Rijoso dijo...

No creo en una civilización sin crueldad, por lo que no me repugna la idea de que el ejército más poderoso del mundo (con la venia de los chinos) pueda servir para poner un orden necesario en algún lugar del mundo.
Con esta tibia defensa del recurso militar en determinados casos (tibia porque conozco bien las reservas que se le pueden plantear), no creo que lo de Haití sea una invasión en el sentido bélico. Si quieren, que les pinten los cascos de azul para que la parlanchina diplomacia, tan amante de los gestos, pueda continuar con su manso sueño.

raindrop dijo...

La democracia no puede (no debe) ser el imperio de la tierra quemada.
Es una lástima que un sistema filosófico o político como éste no consiga transformar la esencia del ser humano, que de egoísta y ambicioso tiene demasiado. Los grandes ideales revolucionarios (Libertad, Igualdad y Fraternidad) se van quedando por el camino...

saludos