miércoles, 12 de septiembre de 2007

Frase del 12 de septiembre de 2007

Nadie se hace malvado de repente.


Décimo Juno Juvenal

67-127. Escritor romano. Quizás la principal boutade que nos proporcionan las televisiones cuando algo truculento ocurre son las declaraciones de los vecinos del victimario que afirman que era una persona de lo más normal, encantadora, educada y estupenda, y solo se explica el que haya destripado a su madre, su esposa, sus cuatro hijos y el caniche porque le ha dado un mal aire.

No creo en los arrebatos, existen, pero en una persona no violenta y con un fondo de equilibrio, se reduce a jurar en caldeo o en dar algún puñetazo al sufrido ratón del ordenador.

Pero en un mal bicho eso mismo provoca que golpee al ser más indefenso que tenga cerca, o que incluso lo mate. Y es un comportamiento que en manadas empeora. Para ejemplo los 25 mil anormales psicópatas que en Tordesillas, provincia de Valladolid, se han regodeado con el asesinato a lanzazos de un pobre toro, espectáculo declarado de larga tradición, según las autoridades.

Pero no estaban ninguno de ellos allí a ver esa carnicería por tradición ni por historia, estaban, nadie lo dude, porque son gente malvada. Ahí está la cantera, porque había niños, de los futuros maltratadores, los matones, los violentos, la hez de la sociedad, y lo son y lo serán desde siempre…