jueves, 31 de julio de 2008

Frase del 31 de julio de 2008



La vida es dura. Después de todo, te mata.


Audrey Hepburn

1929-1993. Actriz británica. Tenemos un especial interés, casi todos, en complicarnos la existencia. Como si no fuera bastante con las vicisitudes que vienen de serie, nos aferramos con más decisión que acierto en hacer todo lo contrario a lo que nos conviene.

Si encontramos el amor, nos agobia, si no lo tenemos lo buscamos en donde sabemos que no está, si tenemos un trabajo que más o menos nos agrada nos vamos a otro en el que nos pagan más pero que nos hace desear que un Boeing se estrelle contra nuestra oficina, con nosotros dentro.

Somos bichos complicados que nos regodeamos en la adversidad, que, en un afán masoquista, casi anhelamos. Presentimos que cualquier situación de bienestar es pasajera y mutable, y así, de desgracia en desgracia hasta la derrota final, que es la muerte.
Por eso se le encuentra sentido a aquello del que se muere descansa…

1 comentario:

Rijoso dijo...

No sé si nos gusta complicarnos la vida o sencillamente no podemos evitarlo, pero es cierto que siempre buscamos el cambio, aun a sabiendas de que sea a peor.
Va a resultar que lo de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer" no es cierto. Lo bueno deja de serlo no porque se opere ningún cambio en aquello que nos hacía disfrutar, sino por pura repetición.
Hay una película que se encuentra entre mis favoritas, Una historia verdadera, de David Lynch. En ella, el protagonista, Alvin Straight, hablando con una de las muchas personas que se encuentra en su viaje, le dice que con el tiempo ha aprendido a distinguir lo que es importante de lo que no lo es.
Yo aún no lo sé, pero de corazón deseo que llegue ese esclarecimiento tarde o temprano. Mejor temprano, que para luego es tarde.