lunes, 7 de julio de 2008

Frase del día 7 de julio de 2008




Establecemos reglas para los demás y excepciones para nosotros.


François de la Rochefoucauld

1613-1680. Escritor francés. La intolerancia que desarrollamos en nuestro trato con lo que nos rodean es directamente proporcional a la laxitud con que tratamos nuestras debilidades.

Trazamos un molde ideal en torno a nuestro gustos y compartimientos e intentamos que todo encaje en él, y lo que no lo haga es que no es correcto. Es decir nos consideramos a nosotros mismos medida patrón y eso nos da autoridad moral para descartar cualquier otra posibilidad.

Si nos gusta a nosotros es bueno, si no malo. Si a nosotros nos sienta bien es que es saludable, si nos hace feliz es lo correcto.
Quizás sea inevitable este egoísmo, pero lo cual no evita que tratemos de desarrollar empatía, porque pensemos lo que pensemos no somos jueces objetivos ni mucho imparciales y deberíamos meternos de vez en cuando en los zapatos de los demás y tratar de ver las cosas con sus ojos.

Nuestra vida no mejoraría demasiado, pero la de las personas a las que queremos seguro que sí…

2 comentarios:

Silvano dijo...

Ver las cosas con los ojos de los demás es imposible porque negaría el principio de que uno es uno y sus circunstancias. Eso es tan estúpido como creer alguien que se puede realmente colocar en el lugar del otro (yo en tu lugar...).
Querido bloguer, los discursos solo pueden ser personales y no existen más punto de vista que el propio, por eso nunca podrás saber lo que es ver Las Troyanas en el teatro clásico de Mérida aunque yo te lo cuente.

Tamara dijo...

Es físicamente imposible ponerte en el lugar del otro, pero apelar a la empatía para retrasar el juicio, o incluso, anularlo, es un ejercicio que se puede alcanzar.
No siempre, que el ser humano no es tan perfecto, pero sí en ocasiones. Y ese acto de desprenderte de tus egoísmos, autoimposiciones, vanidades y verdadesabsolutas para aceptar al otro, es crucial para crecer y mejorar como persona.
Y me quedo con tu última frase...
Un beso grande.