martes, 23 de septiembre de 2008

Frase del día 23 de septiembre de 2008



El mal que no me perjudica es como el bien que no me aprovecha.

Leonardo Da Vinci
1452-1519. Arquitecto, escultor, pintor, inventor e ingeniero italiano. Habría que recurrir a la más profunda y oscura dialéctica aristotélica-tomista para explicar la frase de hoy, como por otra parte es normal en los genios de este tamaño.

El bien es un concepto sobrevalorado, y tenemos cierta tendencia a llevarlo a lo absoluto, mientras que el mal es denigrado, a menudo de forma injusta. A veces los dos términos se confunde, y es cuando nos rescata la sabiduría popular, no hay mal que por bien no venga, y viceversa.

Si nos toca la lotería es bueno, pero si con ese dinero nos hacemos un bypass gástrico para perder cien kilos, pero a resultas nos morimos de septicemia, es malo.

Si nos despiden de nuestro trabajo es malo, pero si con todo ese tiempo libre del que ahora disponemos nos da por escribir libros, malos, sobre un niño gilipollas que va a una escuela de magos y vendemos millones de ejemplares y nos megaforramos, eso es bueno.

Ambos son casos reales, que han ocurrido y que ejemplifican que todo es relativo, el bien y el mal, y que lo único cierto es que quien sabe…

2 comentarios:

Alberto dijo...

hombre, malos malos, los libros del mago tampoco. Si los leen millones de chavales, por algo será...¿o no?

Gozque dijo...

Tengo que también romper una lanza a favor del niño mago, cualquier texto que haga que un niño de 11 años lea un mamotreto de 700 páginas merece el mayor de mis respetos.

En todo caso, es una pura subjetividad pensar que morirse es malo y que vender millones de libro es bueno. Supongo que al final lo más acertado es volver a rescatar la sabiduría popular (esto es un oximorón, el pueblo es imbécil por naturaleza, eso es lo que nos permite firmar el contrato social e intentar vivir en comunidad): todo depende del cristal con que se mira.