jueves, 30 de octubre de 2008

Frase del día 30 de octubre de 2008



Más fácilmente perdonamos las injurias por olvido que por generosidad.

Marco Tulio Cicerón. 106-43 AC. Escritor romano. Ese es mi caso, me considero una persona demasiado dada al arrebato y al exceso. Por fortuna mi furor es tan efímero como inevitable.

El trabajo de ser rencoroso me parece tan excesivo como para decidirme a no afrontarlo. Me muevo por golpes de simpatía o de rechazo y cuando mi enfado se diluye, por desgracia, no es porque empatía o bondad sino simplemente por el efecto benéfico de mi mala memoria.

Empero el poso inconsciente de lo que considero afrenta me deja, se deposita y forma sedimento que algún día seguro que rebosará y me provocará un desafuero tal que prefiero ni siquiera teorizarlo. Mientras prefiero vivir en un limbo de no perdones ni recuerdos, quizás cerrando peligrosamente en falso heridas, pero mejor, sin duda, que pasarse la vida en permanente estado de odio feroz o rumiando venganzas improbables o desatinos imposibles.

Aún así es más fácil tener mala memoria que mala sangre…