lunes, 24 de noviembre de 2008

Frase del día 24 de noviembre de 2008



La memoria es el perro más estúpido, le lanzas un palo y te trae cualquier cosa…

Ray Loriga. Escritor español nacido en 1967. He elegido una frase de un autor que no me gusta nada, perteneciente a uno de los pocos de sus libros que tiene un pase, Tokio ya no nos quiere, para ilustrar un curioso fenómeno que me ocurre últimamente, confundo mis recuerdos y los mezclo de forma aleatoria.

Saber quien eres es quizás más importante que saber quien has sido, pero la memoria es lo único que nos queda del confuso paso por los tiempos y los momentos. Vivir una experiencia nos da el valor añadido de recordar lo que sentimos y lo que nos ha dejado, ese primer beso con lengua con el desgarrador sabor a ducados y saliva humana, que ahora seguro que ya he olvidado, o la primera vez que te despiden, como se te juntan la rabia y la amargura, pero soy incapaz de visualizar la cara que ponías a ese viejo imbécil que era tu jefe por designio divino mientras te daba la noticia.

Y eso es malo, olvidar es de dejar de vivir, es haber vivido en vano, es no saber si has vivido o no, porque la incertidumbre es con mucho peor que la nada. No saber a quien has amado y cuanto, ser incapaz de calcular el daño que te causan las rupturas, no interiorizar hasta que punto llegó la maldad de los amigos falsos, y también que feliz te hacía descubrir la belleza en cuerpos nuevos, o lo que puedes llegar a añorar a la persona que amas.

Tener mala memoria o una memoria que no trabaja bien es una maldición que solo puede indicar que algo malo ocurre por necesidad y que te recuerda que en una vida transcurrida solo cabe el consuelo del olvido…