viernes, 17 de octubre de 2008

Frase del día 17 de octubre de 2008



El francés que, con un fondo de virtud, instrucción y buen sentido, posee los modales y la buena educación de su país, constituye la perfección de la naturaleza humana.

H.C. Lodge. 1935. Escritor inglés. Es difícil encontrar en el universo mundo personas más desagradables, zafias, desaseadas y antipáticas que los franceses. Lo peor no es que sean ignorantes sino que creen que han inventado la sabiduría. Son los habitantes de la UE que menos gastan al año en desodorante, gel de baño y pasta de dientes, pero como cubren su roña con perfumes caros y empalagosos pues van de estupendos y divinos, sin darse cuenta que son como las viejas de pueblo que no se lavaban pero se echaban por fiestas medio frasco de Alvarez Gómez.

Confieso tener el colmillo retorcido contra los franceses, pero después de ver lo que el majadero de Platini y su caterva de mamones de la France le hacen a mi Atleti para defender a los hinchas radicales del OM, que el mejor encarado de ellos nos plantea la duda de si ha matado a su padre, a su madre o a los dos, con esos minusválidos que cuando mete un gol su equipucho se levantan milagrosamente de la silla de ruedas para mofarse de los aficionados rivales, solo nos reafirma en que los piojos de los monos tienen más dignidad que esa maldita nación a la que habría que borrar de la faz de la tierra en holocausto al buen gusto, la salubridad y la decencia universal…

3 comentarios:

mfalagan dijo...

Abajo los franceses, fuera los gabachos y k viva el Atletiiiii. Bss Merche;o)

nic_net dijo...

Amén.

Avellaneda dijo...

Se que te puede la pasión y la mala leche de que toquen tu atleti pero hijo... no te me pases en la palabra que luego pasa lo qeu pasa
No conozco francés con el que poder hacer contraréplica así que pensare que son todos buenos (menos el de la gorra que echó una silla al poli que no llevaba casco... ese, un animal, un bruto, un hijoeputa, un...)

Sigo sin entender cómo la gente se puede mover por el fútbol de esta manera y se quede en casa cuando nos están jodiendo por todas partes (sobre todo en Madrid)